Captura-de-Pantalla-2020-12-28-a-las-07.38.17

Cómo proteger del estrés de la pirotecnia a los perros en las fiestas de fin de año

Los fuegos artificiales están encontrando más detractores por el daño que causan en los perros. Los movimientos de rechazo están creciendo en todo el mundo, pero mientras la pólvora siga acompañando las fiestas públicas y las celebraciones como la Navidad, se deben tomar medidas en casa.

Se sabe que los perros tienen hasta 100 veces más sensibilidad en sus oídos que los humanos, por lo que esto nos dará una idea de la agudeza con la que pueden escuchar el mundo a su alrededor.

Con solo imaginar lo que la explosión de un artefacto de pirotecnia impacta en los animales podemos comprender por qué se asustan tanto. Tal como le ocurrió a Magui, un perra bóxer que murió en Argentina por un ataque cardíaco por el susto a los fuegos artificiales.

¿Qué podemos hacer?

Los animales domésticos y las aves sufren horrores con la pirotecnia. Perros y gatos sufren ataques de pánico, se esconden, sufren de taquicardia y algunos pueden morir, literalmente, del susto.

Las aves enjauladas también corren el mismo peligro, incluso las que están libres, porque se desorientan y acaban estrellándose, todo por culpa de estas detonaciones.

En el caso de los perros, se recomiendan varias acciones:

  1. Ubicar un espacio de la casa donde se sienta seguro y se sienta el menor ruido posible.
  2. Dependiendo del grado de pánico que sufra, una revisión con el veterinario podría arrojar la indicación de ansiolíticos.
  3. El agua de lechuga, la valeriana y la pasiflora (flor) pueden servir de alternativa natural a los ansiolíticos recetados.
  4. Como terapia, se pueden colocar en la televisión videos con fuegos artificiales para que la mascota empiece a reconocer estos sonidos fuera de las fechas en las que se escuchan en la calle.

Estos videos se podrían colocar a distinto volumen solo para que ellos establezcan una asociación que los acostumbre un poco, pero sabemos que los decibeles de una explosión real serán más elevados y causarán un efecto.

Un vendaje relajante

El llamado método de Tellington fue desarrollado por Linda Tellington inicialmente para caballos, pero funciona para otros animales con el fin de disminuir el estrés.

La técnica consiste en colocar un vendaje de tela alrededor del pecho, espalda y cuello. Esto aliviará la tensión, ansiedad y la irritabilidad ante lo desconocido.

Es importante no dejar sola a la mascota en esos momentos. Abrazarlos y mostrarle un ambiente de confianza puede disminuir su grado de miedo ante los ruidos.

Si se encuentra en una zona donde los ruidos son mucho más fuertes, ubique un espacio más cerrado o haga modificaciones que permitan proteger a su mascota. El riesgo de que se reviente el tímpano del animal existe.

Vía: Ahora Noticias

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados