por-que-no-es-tan-bueno-andar-descalzos-en-la-casa-el-big-show

Conoce por qué no es tan bueno abusar de andar descalzos en casa

Parte de los protocolos domésticos durante la cuarentena por el coronavirus es dejar el calzado en la entrada y pasar a casa sin la indumentaria que pudo estar expuesta al virus. 

Más allá de la coyuntura por el Covid-19, los zapatos son una fuente de contaminación, así que dejarlos en la puerta podría ser un hábito que llegó para quedarse.

Un estudio del área de microbiología de la Universidad de Arizona, en Estados Unidos, mostró que, tras dos semanas de utilizar un calzado por la calle, se pueden encontrar más de 420.000 bacterias en la suela.

Luego de dejar ropa y zapatos para pasar a la desinfección, compartimos los diferentes ambientes con la familia, es decir, permanecemos en la burbuja protectora del hogar.

Sin embargo, el podólogo español Borja de Yñigo argumenta que, aunque los pies están diseñados para la vida sin calzado, se debe tener cuidado.

“El pie, fisiológicamente, está preparado para caminar sobre terrenos naturales y el de casa es un suelo artificial, por lo que no deberíamos abusar de andar descalzos. Por el contrario, deberíamos andar calzados, sea con zapatillas o alternando con otro tipo de calzado, dada la cantidad de horas que estamos pasando en nuestro hogar”, explica.

“Lo que sí me gustaría resaltar es que las personas con diabetes o las que sufren neuropatías siempre deben ir calzadas, no solo por los gérmenes sino sobre todo porque, por ejemplo, pueden no sentir físicamente que se han clavado cualquier objeto, como una piedra o cualquier elemento que haya en el suelo”, precisa.

Para el especialista, no se trata de privarnos de la agradable sensación de caminar sin zapatos, sino de evitar cualquier situación de riesgo.

En el caso de diabéticos o personas con problemas circulatorios “su falta de sensibilidad puede hacer que ese elemento siga en la piel sin que lo noten, les puede ir creando una herida y luego puede darse una infección o incluso una ulceración”, dijo para Consumer.

El suelo es una fuente de contaminación, sobre todo el suelo de la cocina y del baño, que deben estar en constante limpieza. Si hay niños en casa, estos ambientes deben estar siempre muy limpios.

“Con confinamiento o sin él, siempre hay que cuidárselos igual. Hay que mantenerlos bien limpios e hidratados, mantenerlos secos y utilizar calcetines de fibras naturales”, dice Yñigo, diplomado en Podología por la Universidad de La Coruña.

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados