cuantos-zurdos-hay-en-el-planeta-un-gran-estudio-trata-de-resolver-el-misterio

¿Cuántos zurdos hay en el planeta? Un gran estudio trata de resolver el misterio

Son muchas las leyendas que corren sobre los zurdos: que su edad promedio de vida es alrededor de 9 años menor que la de los diestros, que son más artísticos (desde Leonardo Da Vinci a Van Gogh, son muchas las personas famosas que, según se cuenta, tenían como predominante la mano izquierda), y, por supuesto, que hay muchísimos menos que diestros. Por algo durante mucho tiempo se les defenestró y todo lo relacionado con la izquierda se veía pecaminoso, hasta el punto de que en algunos colegios obligaban a los alumnos zurdos a escribir con la otra mano.


No se conoce la razón por la que hay menos zurdos que diestros, aunque todo apunta a la evolución. Algunas tareas están recogidas por el hemisferio izquierdo del cerebro, mientras que en otras gobierna el derecho; por un cruce de nervios el lado izquierdo tiene control sobre el derecho y viceversa. Lo que explica la denominada como teoría o hipótesis del Homo loquen es que la lateralización en general fue impulsada por la evolución hacia una postura bípeda erguida, mientras que la preferencia por la derecha fue impulsada, un tiempo después, por la evolución del lenguaje. Al desarrollarse en el lado izquierdo también lo hizo la preferencia de usar este hemisferio del cerebro y, por tanto, el uso de la parte derecha del cuerpo; sin embargo, se trata tan solo de una teoría y no ha podido ser comprobada.

Hace 1 millón y medio de años nuestros antepasados ya tenían tendencia a ser diestros

Quizá la predominancia diestra es tan solo una casualidad, pues lo cierto es que hace 1 millón y medio de años nuestros antepasados ya tenían tendencia a ser diestros. Eso no tiene por qué significar que los zurdos estén en una desventaja evolutiva frente a aquellos que escriben con la derecha: algunos estudios apuntan a que se recuperan mejor de los accidentes o daños cerebrales y que son mejores en la lucha, por aquello del factor sorpresa.

Y, ¿cuántos zurdos hay en el mundo? Los estudios científicos han dado respuestas muy variadas a esta pregunta, que van desde menos del 3% a más del 15%. La amplia variación se explica porque las muestras son muy pequeñas y, generalmente, se estudiando solo países concretos. Pero las tasas de zurdos, quizá por tabú o por factor cultural, difieren mucho entre unos países y otros: por ejemplo, un estudio reciente descubrió que las personas nacidas en Inglaterra tenían un 10.1% de probabilidad de ser zurdas, mientras que las personas nacidas fuera del Reino Unido solo tenían un 6.8% de probabilidad. Por tanto, hasta ahora, los datos no eran muy fiables.

La prevalencia de personas que escriben con la mano izquierda se encuentra entre 9.3% y 18.1%. La mejor estimación general es del 10.6%

Sin embargo, un equipo de investigadores de la Universidad Nacional y la Universidad Kapodistrian de Atenas se propuso resolver este problema mediante la realización del mayor estudio mundial sobre los zurdos, informa ‘Psychology Today‘. En la muestra colaboraron también las universidades de Oxford, Bristol, Ruhr Bochum en Alemania y St. Andrews en Escocia. El análisis (un metaanálisis, en realidad) investigó hasta 262 conjuntos de datos con 200 diferentes estudios publicados sobre zurdos, de esa manera la información era mucho más amplia.

En general, se incluyeron más de 2.3 millones de individuos en el estudio, lo que lo convierte en el estudio publicado más grande sobre zurdos hasta el momento. Encontraron que en todos los estudios, la prevalencia de personas que escriben con la mano izquierda se encuentra entre 9.3% y 18.1%, donde la mejor estimación general es del 10.6%. Entonces, dados estos nuevos resultados, ¿cuántas personas en el mundo son zurdas? A partir de marzo de 2020, se estima que la población mundial es de alrededor de 7.800 millones de personas, y el 10.6% de eso sería de casi 827 millones de personas. Comprender cuántas personas zurdas hay en el mundo puede ayudarnos a entendernos a nosotros mismos como especie, así como nuestra evolución.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados