¿Qué es el síndrome de la cabaña?

¿Qué es el síndrome de la cabaña? Apareció con el coronavirus y estos son los síntomas

¿Qué pasó?

La cuarentena, el distanciamiento social y el aislamiento por el coronavirus tomaron al mundo por sorpresa. Todo lo que siguió después fue una lista de situaciones domésticas que sumaron puntos a la ansiedad, desde administrar cada peso para que no falte la comida, hasta lidiar con la convivencia.

Aunque la casa es el mejor lugar para resguardarnos del Covid 19, muchos enfrentan la rara sensación de no sentirse del todo bien. A esto se le conoce como el “síndrome de la cabaña” o “fiebre de la choza”.

¿En qué consiste?

Un estudio sobre este síndrome se realizó en Beijing (China) en las últimas semanas y encontró en los afectados sentimientos de tristeza, miedo a salir a la calle, ansiedad y frustración. El estudio identificó una sensación de claustrofobia por estar mucho tiempo viviendo en el mismo espacio.

Aunque aún no es un síndrome oficial registrado por la Organización Mundial de la Salud, está identificado desde hace poco más de un siglo en cazadores de oro en Estados Unidos, quienes pasaban largos períodos de tiempo confinados.

También se observaron casos de “síndrome de la cabaña” o “fiebre de la cabaña”, como también se le dice, a personas que vigilan faros, cuyo trabajo solitario generalmente conservan por muchos años.

En esta ocasión, dado el confinamiento masivo, se vuelven a aparecer los patrones identificados en 1900.
Esta variante emocional dispara sensaciones de angustia, irritabilidad, problemas de concentración, trastornos del sueño, letargo y al mismo tiempo un temor a estar fuera de la casa.

¿Quiénes son más vulnerables?

Las personas más vulnerables a sufrir el “síndrome de la cabaña” son las personas mayores o con tendencia hipocondríaca.

Estas personas pueden tener pensamientos pesimistas sobre la realidad, se expresan desesperanzados o confundidos sobre cómo sobrellevan el confinamiento y tratan de evadirse consumiendo más alcohol, fumando o comiendo solo por ansiedad.

No es un tema menor saber que aún no existe una vacuna contra el coronavirus y que cada día se suman nuevos contagios y fallecimientos en todo el mundo, por lo que la “cabaña” representa un lugar seguro aunque a ratos pueda ser asfixiante.

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados