así ha cambiado la jornada laboral desde que comenzó la pandemia

Muchas reuniones y 48 minutos más: así ha cambiado la jornada laboral desde que comenzó la pandemia

“La gente ha tenido que ajustar sus patrones de trabajo“, cuenta Jeff Polzer, profesor del departamento de comportamiento organizacional de la Universidad de Harvard.

La pandemia del coronavirus ha obligado a millones de trabajadores a cambiar la oficina por sus casas, haciendo del teletrabajo la norma. 

Para muchas empresas, no ha sido tarea fácil, pasar al mundo digital de forma integral de un día para otro, pero no ha quedado otra opción que adaptarse.

Esto ha provocado que la forma de trabajar haya cambiado sustancialmente. Más reuniones con más personas, un uso mayor del correo electrónico y jornadas laborales más largas, son algunas de las transformaciones que ha sufrido el sector.

Al menos eso es lo que refleja uno de los estudios más grandes hasta ahora, llevado a cabo por la Universidad de Harvard y la NYU, en más de 21.000 empresas en 16 ciudades de Estados Unidos, Europa y Oriente Medio, con una participación de 3,1 millones de empleados.

La investigación consistía en seguir el comportamiento de los trabajadores durante 8 semanas antes del confinamiento por el coronavirus y 8 semanas después, para así ver el impacto del teletrabajo.

Los resultados demostraron que la jornada laboral aumentó 48,5 minutos más, junto con el porcentaje de reuniones, que subió en un 13% y los correos electrónicos enviados, enviando una media de 1,4 emails más al día.

Gráfico.

Bloomberg

Otro dato relevante es que los trabajadores estadounidenses trabajaban incluso 3 horas más y siempre se conectaban en horas impares. 

Algunos de los motivos que provocan esos horarios estresantes, según cuentan ellos mismos a Bloomberg News, son los cuidados infantiles, el estrés de la futura crisis económica unido a la incertidumbre y la difícil línea que separa el trabajo del hogar.

A pesar de que en algunas áreas metropolitanas de Estados Unidos como Chicago o Los Ángeles estos niveles hayan vuelto a la normalidad previa a la pandemia desde hace tiempo, en ciudades como Nueva York y gran parte de Europa, esta situación se mantuvo hasta el mes de mayo.

Harvard Business School y la NYU llevaron a cabo también una investigación publicada por la Oficina Nacional de Relaciones Económicas en julio, donde se evidencia que sí que es verdad que una parte sustancial del trabajo, como es la duración de las reuniones, había disminuido en los últimos dos meses.

No obstante, todavía no está del todo claro el impacto que ha tenido el coronavirus en el ámbito laboral con respecto a la productividad, el costo, la cultura e incluso la moral y si esto supondrá un cambio permanente en los hábitos en el trabajo, por lo que se requiere más investigación sobre el tema.

Vía: Business Insider

La mitad de los médicos rusos se negarían a recibir vacuna contra coronavirus

La mitad de los médicos rusos se negarían a recibir vacuna contra coronavirus

Una encuesta reveló que más de la mitad de los médicos rusos no están preparados para recibir la primera vacuna registrada del mundo contra el nuevo coronavirus en Rusia.

“Sputnik V”, fue la fórmula creada por el Instituto de Investigación de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya y el Ministerio de Defensa ruso, y cuya aprobación fue anunciada el pasado martes 11 de agosto por el Presidente Vladimir Putin, a pesar de no contar con los resultados de los ensayos en fase III.

Al anunciar el lanzamiento de la primera vacuna contra el coronavirus, promocionada Putin aseguró que la inoculación con “Sputnik” V dio “inmunidad sostenible” a los voluntarios, incluida una de sus hijas.

Encuesta y dudas

Pese a la “efectividad y seguridad” de sostiene el presidente Putin de la vacuna, un informe obtenido por la el sitio de noticias RBC reveló que, aproximadamente, uno de cada dos médicos rusos, el 52%, afirmaron que no tomarán la “Sputnik V”, consignó el Time Now News.

Según RBC , la encuesta en línea que involucró a más de 3.000 profesionales de la salud y encontró que solo el 24% de los trabajadores de la salud están dispuestos a vacunarse contra Covid-19.

La encuesta, dejó al descubierto, además, que del 52% de los médicos rusos que dijeron que no recibirían la nueva vacuna, el 66% citó datos insuficientes que probaran su efectividad, mientras que el 48% expresó que se desarrolló demasiado rápido.

“Es normal que la confianza se gane a través de años de aplicación. Pero no se debe confundir la confianza con la evaluación oficial de seguridad y eficiencia. Estos resultados permiten a los expertos concluir que la vacuna se puede usar”,  escribió el viceministro de Salud, Oleg Salagay, en Telegram en respuesta a la encuesta, y agregó que los resultados son parte del curso.

Luego de la aprobación de la vacuna, se espera que varias decenas de miles de personas participen en el ensayo de fase III del fármaco, que puede comenzar dentro de siete a 10 días.

Moscú afirmó que la vacuna “Sputnik V” puede conferir hasta dos años de inmunidad al Covid-19.

Vía: Ahora Noticias

_310236_1_5f3260f2bf32d

Estudio: Pañuelos de cuello “no sirven de casi nada” contra la propagación del coronavirus

Expertos en salud pública determinaron que las mascarillas faciales son una herramienta clave para reducir la propagación del coronavirus, pero no todos los tapabocas son igualmente efectivos y algunos pueden ser incluso contraproducentes.

Un nuevo estudio clasificó 14 tipos de mascarillas comúnmente disponibles, y encontró que los barbijos médicos ofrecen una protección significativamente mayor contra la propagación de las gotitas que pueden trasmitir el virus que los tapabocas de algodón, mientras que los pañuelos de cuello no sirven de casi nada.PUBLICIDAD

Los hallazgos publicados en la revista estadounidense Science Advances tienen implicaciones de política pública, en particular en países como Estados Unidos, donde las autoridades alentaron a la población a usar mascarillas de tela y dejar las de tipo médico a los trabajadores de la salud porque escasean.

Las mascarillas faciales son importantes porque entre el 30% y el 40% de las personas infectadas pueden no mostrar síntomas, pero aun así transmiten el virus sin saberlo al toser, estornudar o simplemente hablar.

¿Cuál es la mejor mascarilla?

Como era de esperar, las mascarillas N95 reservadas para el personal hospitalario son las más efectivas, reduciendo la transmisión de gotitas en más del 99,9%, en comparación con el no uso de un tapabocas.

Las máscaras quirúrgicas o de polipropileno no se quedaron atrás, reduciendo la transmisión de gotitas en un 90% o más en comparación con quienes no llevaban barbijo.

Los cubrebocas faciales de algodón proporcionaron una buena protección, eliminando del 70% al 90% los aerosoles del habla normal, según la cantidad de capas y pliegues.

Pero las pañoletas solo redujeron las gotitas esparcidas en aproximadamente un 50%.

Pañuelos de cuellos aumentan las gotas expulsadas

La peor de las 14 mascarillas probadas fue el pañuelo de cuello, del tipo que usan los corredores: esta tela en realidad aumentó la cantidad de gotas expulsadas, posiblemente porque el material contribuyó a dispersar las gotas más grandes en muchas más pequeñas.

Finalmente, las máscaras N-95 con válvulas redondas, diseñadas para entornos industriales donde la exhalación del usuario es menos importante que la inhalación, funcionaron aproximadamente a la par que las mascarillas de algodón en términos de cantidad de gotitas transmitidas.

Las autoridades sanitarias han desalentado el uso de las máscaras N-95 con válvulas porque, si bien protegen al usuario, esparcen más fácilmente el aire contaminado exhalado por una persona.

Vía: Ahora Noticias

_112883814_gettyimages-1214307609

Mascarillas contra el coronavirus | La nueva evidencia de que el uso masivo de tapabocas puede “prevenir una segunda ola de covid-19”


Personas con mascarilla
Image captionAnte la ausencia de una vacuna, las mascarillas son una estrategia efectiva para protegerse del covid-19.

El mundo intenta reabrirse, pero la pandemia del coronavirus no da tregua.

En los últimos días, varios países que han tratado de volver a la normalidad tuvieron que retomar medidas restrictas ante el aumento de contagios.

En Pekín se cerraron seis grandes mercados, en India se registró un récord de casos diarios y en Estados Unidos seis estados reportaron que sus hospitales se estaban llenando rápidamente, según informó la agencia Reuters.

En la mayor parte de Europa parece que va bajando el ritmo de contagio, pero los expertos advierten que el fin del confinamiento puede llevar a nuevas restricciones.

“Aunque la situación esté mejorando en Europa, a nivel global está empeorando ” , dijo el 12 de junio Tedros Adhanom Ghebreyesu, director general de la Organización Mundial de la Salud.

Quizás también te interese

personas
Image captionLa mascarilla es indispensable en ambientes concurridos.

Ese es el caso de América Latina , que ahora es el epicentro de la pandemia. Al 12 de junio, en la región se registraban más de 1,5 millones de casos y más de 70.000 muertes.

En África también se está acelerando el contagio, según la OMS. A principios de junio el continente ya reportaba más de 200.000 infectados.

En total, en el mundo ya hay más de 7,5 millones de contagiados y más de 400.000 muertes.

No existe una vacuna ni una medicina efectiva contra el covid-19, entonces ¿qué hacer si tarde o temprano las personas deben salir de sus casas?

Un reciente estudio de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, ofrece nueva evidencia de que las mascarillas o tapabocas pueden ser muy útiles para evitar una creciente ola de contagios y reactivar la economía.

mascarilla
Image captionLas mascarillas actúan como una barrera que bloquea el virus.

Protección efectiva

La investigación afirma que el uso masivo de mascarillas disminuye la propagación de la enfermedad y que cuando se combina con medidas de confinamiento ” previene futuras oleadas del virus ” .

El estudio afirma que incluso las máscaras de tela hechas en casa , que tienen una efectividad limitada, pueden reducir “dramáticamente” la tasa de transmisión si las usa un suficiente número de personas.

“Nuestros análisis respaldan la adopción inmediata y universal de máscaras faciales por parte del público”, dijo en un comunicado Richard Stutt, investigador de epidemiología en la Universidad de Cambridge y coautor del estudio.

“Si el uso generalizado de máscaras por parte del público se combina con distanciamiento físico y cierto confinamiento , puede ofrecer una forma aceptable de manejar la pandemia y reabrir la actividad económica mucho antes de que haya una vacuna”, dice Stutt.

Loading videoAdvertencia: El contenido de sitios externos y terceras partes puede contener publicidad

¿Cómo llegaron a esta conclusión?

El SARS-CoV-2 se transmite a través de las gotas en el aire que exhalan las personas contagiadas, especialmente al hablar, toser o estornudar.

Para su estudio, los investigadores utilizaron modelos matemáticos de las distintas etapas de la infección y la transmisión a través del aire y superficies.

La idea era analizar distintos escenarios para el uso de las máscaras en combinación con medidas de confinamiento.

mascarillas
Image captionLas mascarillas pueden ayudar a reabrir la economía.

Para el estudio de epidemias, los expertos utilizan el número R , que equivale a la cantidad de personas a las que una persona transmite el virus.

Para que una pandemia amaine, el número R debe ser menor a 1.

Los modelos de la investigación mostraron que el uso de las mascarillas en público es dos veces más efectivo para reducir el número R si se utilizan desde antes que la persona presente síntomas.

También mostraron que si al menos el 50% de la población utiliza una máscara de manera rutinaria , el número R se reduce a una cifra menor que 1.

De esta manera se podrían aplanar futuras curvas y relajar las medidas de confinamiento.

Máscaras caseras

La investigación afirma que las máscaras caseras hechas de tela también pueden reducir la propagación de la enfermedad.

“Las máscaras que solo capturan un 50% de las gotas exhaladas aun proporcionarían un beneficio a nivel de población”, afirma el estudio.

“Este mensaje es vital si la enfermedad se afianza en el mundo en desarrollo, donde un gran número de personas carece de recursos”, dijo Chris Gilligan, coautor de la investigación. “Las máscaras caseras son una tecnología barata y efectiva “.

“La forma más efectiva de reiniciar la vida diaria es alentar a todos a usar algún tipo de máscara cada vez que estén en público”, dijo John Colvin, de la Universidad de Greenwich, otro de los autores de la investigación.

lavado de manos
Image captionEl uso de mascarillas se debe complementar con otras medidas como el lavado de manos.

Los autores del estudio, sin embargo, reconocen las limitaciones que tiene que hacer un estudio basado en modelos matemáticos.

“Con una nueva enfermedad, es imposible obtener evidencia experimental precisa para posibles intervenciones de control”, advierten.

Brooks Pollock, un experto de la Universidad de Bristol que no estuvo involucrado en la investigación, citado por la agencia Reuters, considera que es posible que el impacto de las máscaras sea mucho menor que el que se predice.

Qué dicen los expertos sobre el uso de mascarillas

Los resultados de la investigación de Cambridge concuerdan con los de otro estudio reciente de la Universidad A&M de Texas.

mujer
Image captionLos expertos recomiendan el uso de mascarillas aunque la persona no tenga síntomas.

Ese trabajo analizó las tendencias de propagación y las medidas de mitigación en Wuhan, Italia y Nueva York y concluyó que usar máscaras en público es una forma efectiva y poco costosa de combatir el contagio.

“Junto con el distanciamiento social, la cuarentena y el rastreo de contactos , representa la oportunidad de lucha más probable para detener la pandemia de covid-19″, dice el estudio.

Al principio de la pandemia no se recomendaba el uso generalizado de máscaras.

“En ese momento, los expertos aún no sabían en qué medida las personas con covid-19 podían transmitir el virus antes de que aparecieran los síntomas ” , indica el portal de la Clínica Mayo de EE.UU. dedicado al coronavirus.

“Tampoco se sabía que algunas personas tienen covid-19 pero no tienen ningún síntoma. Ambos grupos pueden transmitir el virus a otros sin saberlo”.

Personas con mascarilla
Image captionLas mascarilla no es suficiente, también es necesaria la distancia física.

Pero ahora, la OMS indica que “las máscaras deben usarse como parte de una estrategia integral de medidas para suprimir la transmisión y salvar vidas”.

Advierte, sin embargo, que el uso de la máscara no es suficiente y debe combinarse con distanciamiento social de al menos 1 metro, lavado de manos frecuente y evitar tocarse la cara o la máscara.

En cuanto al uso de máscaras de tela, la OMS afirma que hay ” evidencia limitada de su efectividad ” y no recomienda su uso masivo como control del covid-19.

Sin embargo, la organización afirma que en áreas de alta transmisión en las que hay poca capacidad para tomar medidas de control, o se hace difícil el distanciamiento físico, como en el transporte público , tiendas y ambientes concurridos, las autoridades deben fomentar el uso de máscaras de tela.

Personas con mascarilla
Image caption”Mi máscara te protege, tu máscara me protege”.

En EE.UU., lo Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades recomiendan el uso generalizado de máscaras de tela para ayudar a prevenir la transmisión por parte de personas que tienen covid-19 pero no lo saben.

En el portal de la Universidad Johns Hopkins la doctora Lisa Maragakis es clara ante la pregunta de si se debe usar una máscara como protección contra el coronavirus:

“Sí, si estás en un lugar público donde te encontrarás con otras personas, debes usar una máscara ” , dice Maragakis.

Los médicos de Cambridge resumen el resultado de su investigación con un mensaje que dicen que se debería difundir entre la población ” mi máscara te protege, tu máscara me protege ” .

Vía: BBC News

coronavirus y cabello

Cuidado con las gotículas de coronavirus que caigan en su cabello

Ni es plástico, ni cartón, pero las gotículas de Covid 19 que se pueden quedar enredadas en el cabello potencialmente nos pueden contagiar si pasamos la mano y luego tocamos nuestra cara. Claro, para que esto ocurra debimos haber estado muy cerca de personas afectadas.

Aunque no se ha medido el tiempo de vida del coronavirus sobre el cabello, no quiere decir que a diario debamos lavarlo si cumplimos el distanciamiento social y las normas de higiene.

Recomendaciones

En caso de que alguien estornude cerca, lo mejor es bañarse al llegar a casa y lavar muy bien la ropa y zapatos.

También es importante estar muy conscientes de qué tocamos en la calle, pues estamos al acceso de objetos, puertas, pasamanos y luego arreglamos el cabello o nos “peinamos” con las manos sucias.

Lo mejor es tomar algunas acciones de prevención como usar el cabello recogido, o cubrirlo con pañuelos o gorros al salir a la calle -sobre todo si es una salida a sitios más concurridos- o estar muy atentos a no tocarse la cabeza si no se ha lavado antes con shampú.

En el caso de los niños tenga más cuidado pues ellos podrían recoger objetos del suelo, tocar distintas superficies y pasar sus manos por el cabello con frecuencia.

Afortunadamente el cabello no está contado como un foco de contagio alto, además por su porosidad no resulta muy adherible para el virus, pero es aconsejable mantenerlo limpio, a control y guardando la debida distancia social.

Qué hacer cuando tienes que usar un baño público durante una pandemia

Qué hacer cuando tienes que usar un baño público durante una pandemia

Usar un baño público, puede parecer como si estuvieras esquivando infecciones por todos lados, en especial después de las noticias acerca de la estela de partículas que emanan del inodoro, la nube de gotitas (aerosol) que puede elevarse casi un metro y quedar suspendida el tiempo suficiente para que el usuario siguiente inhale las gotitas o estas aterricen en otras superficies del baño. En cierta forma, así es.

¿Qué hacer entonces, en especial ahora que muchos comenzamos a salir de casa un poco más? ¿Debemos evitar los baños compartidos (en parques, centros comerciales o los restaurantes, que apenas volvieron a abrir) como si fueran la peste?

Como obstetra y ginecóloga, paso mucho tiempo derribando el mito de que puedes contraer infecciones de transmisión sexual en un inodoro compartido (porque no se puede… ni siquiera el herpes, el mito más común), pero ¿qué hay del coronavirus?

En primer lugar, ¿cuán infecciosos son los baños en realidad?

Sabemos que podemos infectarnos por el tacto. Nos limpiarnos y podemos contaminar todo lo que tocamos con microbios que provienen de las heces fecales, como el norovirus y la E. coli, antes de lavarnos las manos.

También podemos infectarnos por el aire de los baños. En el caso de algunos virus respiratorios, como el de la influenza, si hay suficientes partículas en el aire, respirar en un espacio aéreo compartido previamente puede representar un peligro. El mejor ejemplo es el sarampión: si una persona con sarampión entra en una habitación, el aire es potencialmente infeccioso durante dos horas.

Los baños tienen otro peligro único: la estela de partículas que emanan del inodoro. Cada vez que bajamos la palanca, el baño libera en el ambiente un ejército invisible de microbios que aterrizan en las paredes (que podrías tocar mientras haces equilibrio sobre el inodoro; volveremos a este punto más adelante), en el asiento, en el piso y en las manijas del inodoro y de la puerta.

Hace tiempo que sabemos acerca de la estela de partículas del inodoro. Un estudio nuevo sugiere que hay partículas potencialmente infecciosas que permanecen en el aire durante un minuto después de cada descarga y los inodoros pueden seguir generando una nube infecciosa varias descargas después de la primera descarga contaminada.

De verdad es un obsequio indeseado que seguimos recibiendo.

Entonces, ¿qué hay acerca del coronavirus?

En general, no se cree que el contacto con superficies contaminadas sea un método primario de infección de coronavirus, pero esto todavía no se ha estudiado mucho. Aunque los baños compartidos pueden aumentar la propagación de infecciones gastrointestinales, no sabemos cuál es el papel de los baños en la transmisión de un virus respiratorio, como el coronavirus, que también se ha identificado en las heces fecales.

Tampoco conocemos el riesgo (si es que existe) que representan los aerosoles de coronavirus en la estela del inodoro, así que en realidad hay muchas interrogantes.

Lo que sí sabemos es que hay ciertas conductas que ayudarán a protegerte de muchos microbios perversos.(Reuters)(Reuters)

A continuación presentamos una lista práctica de recomendaciones para el uso de un baño compartido

Las mejores defensas en contra de los contagios en un baño son los cubrebocas, el distanciamiento social, evitar en la medida de lo posible tocar superficies con las manos y la higiene de estas.

— Elige los baños más grandes con muchos cubículos porque tienen una mejor circulación del aire.

— Si alguien sale de un baño o un cubículo justo antes que tú, trata de esperar al menos 60 segundos antes de entrar, en especial si la tapa del inodoro está levantada, lo que significa que habrá una estela mayor.

— No utilices las cubiertas de papel. Son como un placebo (no sabemos si ofrecen protección contra los virus y bacterias) y podrían haberse contaminado con la estela de partículas del inodoro, por lo que tocarlas con las manos podría ser una fuente de transmisión infecciosa. (Prácticamente no existen en otros países; nunca han existido en Canadá, donde crecí, y cuando me mudé a Estados Unidos parecían una mojigatería).

— Si tienes que tirar un producto menstrual en uno de esos contenedores pequeños, toca la tapa con un trozo de papel de baño y lávate las manos después. Esas tapas están entre las superficies más contaminadas del baño: las tocan muchas manos sucias y las rocía la nube infecciosa.

— Si el baño tiene tapa, ciérrala antes de bajar la palanca para que contenga la estela. La tapa es el cubrebocas del baño.

— Si se trata de un baño de descarga automática, da un paso atrás porque esas cosas salpican.

— Es probable que no sea importante cómo te secas las manos después de lavarlas; las toallas de papel o los secadores de aire son lo mismo, pero evita las toallas para manos que se reusan y se comparten.

— Sal rápidamente. Conversar en los baños se ha convertido en lo que era fumar en los baños: un arcaísmo del pasado. Si tienes que abrir una puerta para salir, usa desinfectante para manos después de marcharte.

¿Qué pasa si te urge un baño y el que encuentras está sucio?

— En primer lugar, evita provocar la urgencia de ir al baño. Si vas a salir, modifica tu ingesta de agua. Recuerda: beber ocho vasos de agua al día es un mito.

— Un consejo para mujeres es intentar contraer y relajar los músculos de tu piso pélvico muy rápidamente (cada contracción y relajación debe tardar uno o dos segundos) cinco veces. Estos movimientos rápidos relajarán tu vejiga y mitigarán la urgencia, lo que podría hacerte ganar tiempo.

— Ir al baño al aire libre debe ser el último recurso. Si todos comienzan a usar la naturaleza como letrina, el olor a orina será intolerable y las personas enfermarán innecesariamente debido a que el uso de instalaciones sanitarias adecuadas es fundamental para evitar muchas enfermedades infecciosas.

— Si te dan ganas en el exterior y no tienes más opción que el suelo, trata de alejarte 60 metros del flujo peatonal ¡y ten cuidado con plantas como la hiedra venenosa! Usa desinfectante para manos cuando termines.

¿Qué hacer con, válgame Dios, el baño del avión?

Los baños de los aviones son de lo peor. En un vuelo largo, podrían pasar mucho tiempo sin limpieza; también tienen un espacio muy reducido y la turbulencia puede provocar salpicaduras de agua u orina.

En ocasiones no es necesario usar el baño de un avión para estar expuesto a los microbios que hay en ellos. Un estudio reveló que los pasajeros sentados en el pasillo tal vez fueron contagiados por un pasajero enfermo durante su recorrido por el pasillo para ir y regresar del baño.

No conocemos el riesgo de contraer COVID-19 por entrar al baño de un avión pequeño justo después de que lo usó alguien contagiado con coronavirus, pero, como mencioné anteriormente, debes esperar para entrar a un baño del que alguien acaba de salir (en especial si la tapa del inodoro está levantada) y después salir rápidamente.

A la industria aeronáutica le gusta decir que sus baños están tan limpios como los de cualquier edificio de oficinas (con información financiada parcialmente por el sector). Y es probable que estén tan limpios como cualquier baño con un índice de uso de 1:50 y 1:75, y donde el baño y el lavabo están en un pequeño cubículo expuesto a turbulencia que se limpia entre cada cuatro y dieciocho horas.

Y, por favor, siéntate (o levanta el asiento)

Tengo una solicitud final, en especial para las mujeres: por favor, siéntense (hasta el 85 por ciento de ellas afirma que evita hacerlo). Sentarse directamente en el inodoro no te podrá en riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual, así que no orines sin sentarte. Con frecuencia, esta práctica hace que caiga orina en el asiento, lo que significa que tú o la persona que entre después tendrá que limpiar el asiento, la superficie más expuesta a la nube de infección, antes de sentarse. Esto también va para quienes orinan de pie: por favor, levanten el asiento.

La siguiente es una regla de oro de la etiqueta para usar un baño público ahora y siempre: no solo pienses en ti, sino en las más o menos siete personas que lo usarán después de ti.

©The New York Time 2020