6014b1a56b965

‘Influencers’ que pagaron hasta con sus vidas el negar el coronavirus

Aunque muchas personas se han pasado ‘por la faja’ las recomendaciones y medidas adoptadas por los gobiernos para mitigar las muertes por covid-19 (enfermedad causada por el nuevo coronavirus), los ‘influencers’ que han hecho lo mismo han recibido mayor atención de parte de la opinión pública.

Le contamos los casos de algunos que, incluso, perdieron la vida a raíz del escepticismo ante las consecuencias del virus que azota casi todos los rincones de la Tierra. 

David Show

El ‘youtuber’ venezolano, quien suele subir videos de críticas de restaurantes a su canal, tuvo el descaro de confesar que había recibido un resultado positivo para coronavirus mientras iba al supermercado a comprar pizzas congeladas.

La declaración la hizo en un video que subió a su canal de YouTube. En el metraje se puede apreciar que sostiene muchos productos, pasa cerca de otras personas e, incluso, utiliza un cajero automático.

Claramente, las redes sociales se volcaron en su contra a causa de su irresponsabilidad. Pero ese no fue el único castigo que recibió. La Alcaldía Benito Juarez (demarcación territorial dentro de Ciudad de México) expidió una acción penal en su contra.

Esta pudo haberle costado su estadía en México y pudo haberlo condenado a 3 años de cárcel, por no haber seguido medidas del Gobierno, ya que fue vigilado las 24 horas del día durante las semanas siguientes a la publicación del video.

Finalmente, la cuestión no pasó a mayores debido a que aseguró, en un comunicado, que estaba arrepentido y pidió perdón al pueblo mexicano: “Me dirijo a ustedes en esta oportunidad para pedir disculpas al pueblo de México por mi último vídeo realizado“.

En ningún momento mi intención fue dañar o perjudicar a nadie

También publicó un video en el que reiteró las disculpas y señaló que no tenía la intención de hacer daño a nadie.

Dmitry Stuzhuk

El ‘influencer’ ucraniano, de 34 años y quien había negado la existencia del coronavirus, falleció el 16 de octubre por complicaciones derivadas de la covid-19. El también ‘youtuber’ dedicado al ‘fitness‘ y a la vida saludable contrajo el virus en un viaje a Turquía.

Stuzhuk aseguró en su momento que el coronavirus no existía, por lo cual, dijo, no era tan peligroso como lo ‘pintaban’ las autoridades. Sin embargo, al enfermarse de gravedad aceptó que estaba equivocado: “Pensé que no existía la covid-19 y que todo es relativo. Hasta que me enfermé”, escribió en una de sus últimas publicaciones en Instagram.

Días después de presentar los primeros síntomas, el ‘influencer’ parecía haber mejorado, pero la situación se complicó. Tuvo que regresar al hospital y fue Sofía Stuzhuk, su exesposa (también una persona dedicada al ‘fitness’), quien dio la noticia del fallecimiento de Dmitry.

Dima ya no está con nosotros. Su corazón no lo soportó

Isabel Jaime

De acuerdo con el medio ‘Vanguardia’, de México, Jaime decidió hacer caso omiso a las recomendaciones del Gobierno mexicano y viajó desde Monterrey hacia Cancún, a finales de julio de 2020. ¿La razón? La fiesta de matrimonio de su cuñado.

Y dicho y hecho: la ‘influencer’ se contagió de coronavirus y, por lo tanto, enfermó a otras personas que compartían vivienda con ella. Su familia y una de sus tres trabajadoras domésticas se vieron afectadas por el virus.

‘Martica’, como llamó Jaime en sus historias de Instagram a una empleada de servicio, decidió volver a su casa y pasar la cuarentena allá. Lo que, señalaron muchos usuarios de Twitter, los puso en riesgo de contagio.

Ygona Moura

Era reconocida en Brasil por invitar a sus miles de seguidores a fiestas clandestinas que se llevaban a cabo en plena pandemia, precisamente, en el país latinoamericano que más ha sido golpeado por la covid-19 en conteos de muertes (más de 224.500 decesos por la enfermedad).

En sus publicaciones escribía cosas como “la noche de aglomeración fue todo un éxito. Me junté con mucha gente. Estoy organizando una fiesta para que nos juntemos de nuevo” con el fin provocar a las autoridades.

Me estaba muriendo de las ganas de reunir gente de nuevo. ¿Vamos con la multitud?

Vía: El Tiempo