profesora-estuche-mochila-

Maestra convierte bolsas de comida para perros en mochilas para sus alumnos. Los ayuda reciclando

La profesora de inglés, Monica Inês Schuck, une la ecología y la solidaridad en una sola acción.

Ser profesora es ejercer una carrera que requiere mucho cariño y vocación. Unas ganas reales y sinceras por entregarle a los niños, niñas y adolescentes las herramientas necesarias para desarrollarse de la mejor manera y llevar a cabo sus metas. Lo que muy bien entiende la pedagoga en inglés, Monica Inês Schuck, quien comprándole comida a sus tres “niños peludos”, sus perros Nina Tamborzinho, Otti y la pequeña Suzi, pensó en hacer bolsos, estuches y mochilas de las bolsas de alimentos. En ese momento notó el exceso de plástico que había cuando terminaba de usar cada bolsa de 50 kilos, por lo que quiso hacer algo útil con ellas.

Monica Inês Schuck

Aprovechándose de la pandemia, probó formas y moldes, y descubrió un talento suyo que tenía muy oculto: elaborar estuches, bolsos y mochilas ecológicas reutilizando el plástico que antes desechaba. Con la compañía de sus tres canes, Mónica pasa las tardes en su apartamento en el Centro de Santa Cruz do Sul, en Brasil, ideando diferentes maneras de crear cosas útiles a partir del reciclaje. Con una máquina de coser del 1894, heredada por su abuela materna, Guilhermina Kroth, trabaja con el pedal durante todos los días de la pandemia para crear bolsos y mochilas que después difunde, mientras que algunos los obsequia a sus estudiantes.

“Pensé que podría hacer algo con esa pila de plástico que termina saliendo después de que se vende el alimento (…) El costo es muy bajo. Se necesita poco material comprado. Con R$10 [casi dos dólares estadounidenses] y algunas bolsas es posible hacer diez cajas, por ejemplo (…) Recuerdo el momento en que íbamos al supermercado y recibíamos las compras en paquetes de papel. Ahora uso mis bolsos para hacer las compras, todos elogian”

– dijo Mónica Inês Schuck a GAZ.

Monica Inês Schuck

De esta manera, esta profesora de inglés le ha sacado gran provecho al aislamiento social producto de la pandemia, además de que al mismo tiempo, el no estar en el aula le dio tiempo para replantearse su relación con el planeta. Sin olvidar que también ha utilizado sus horas libres para experimentar con la fabricación de bolsas de ganchillos, junto con utilizar bolsas plásticas para otros fines. Con 53 años, esta profesora aún a pesar de estar lejos de las salas de clases, busca a través de su iniciativa ecológica, ayudar a todos los estudiantes de las escuelas públicas en Santa Cruz do Sul, donándoles hermosos estuches y mochilas.

Monica Inês Schuck

A Mónica no le gustan los teléfonos móviles y ni siquiera tiene WhatsApp, pero busca compartir sus conocimientos en el reciclaje de bolsas de alimentos y otros plásticos, para que cualquiera pueda aprender. Se puede contactar con ella a través de su Facebook, para conocer su trabajo y hasta pedirle que enseñe o de consejos sobre cómo llevarlo a cabo.

Monica Inês Schuck

Mientras ella busca una asociación para aumentar su producción y que así sus creaciones lleguen a los estudiantes de la región. Interesándose hasta la fecha, una escuela alemana y el grupo de scout de la zona en ayudarla en la producción de sus bolsos, estuches y mochilas ecológicas.

Vía: UPSOCL

5f0cc625f3f73.r_1599015793483.0-0-643-319

Cuando leerle a un perro puede ser un camino de aprendizaje

Una o dos veces por semana, la hermana de 10 años de Íngrid Saboyá Figueroa se conecta a su computador para encontrarse en la pantalla con Puskas, el perro de raza vizsla al que le lee cuentos.

Ella escoge cuál libro contarle entre las opciones que le recomienda Raquel Cuperman, dueña de Puskas y representante en Colombia de Reading Education Assitance Dogs, R.E.A.D., un programa diseñado en Estados Unidos para mejorar en los niños sus habilidades de lectura y de comunicación mediante el apoyo de perros entrenados para ello.

Cuperman tiene una maestría en Literatura Infantil y Juvenil y ha trabajado como docente y bibliotecaria por cerca de 20 años en colegios privados de Bogotá. Explica que se entrenó para trabajar en este programa porque “tiene que haber una manera de acercar a los niños a la lectura cuando no les gusta, la lectura es demasiado importante”.

Desde 2017 trabaja en Colombia con R.E.A.D., el cual también está presente en varios países como Australia, España, Estados Unidos, México, Chile, República Dominicana, solo por mencionar algunos.

Cuperman explica que los perros tienen ventajas enormes en los seres humanos. “Por muchas investigaciones sabemos que logran cambios fisiológicos y hormonales en el ser humano. Existen estudios según los cuales pueden bajar la tensión arterial de las personas y hacen que se produzcan en el cuerpo hormonas que generan bienestar”.

Un niño puede presentar dificultades con la lectura por varias razones: porque no tuvo un buen acercamiento inicial con la lectura, porque tal vez lo han regañado por no leer bien o se han burlado de él los compañeros cuando ha leído en público, o tal vez tiene problemas como una dislexia.

En estos casos, el apoyo de la lectura a los perros puede ser muy útil, porque cuando el niño le lee al animal este no lo juzga, no se burla de él, lo escucha con atención y es paciente; además, su presencia y cercanía le generan bienestar. El niño se relaja y con esta tranquilidad siente que puede leer.

Ahora, con la pandemia, Cuperman ha hecho sesiones virtuales, como las de la hermana de Íngrid, y le han dado resultados.

Además de trabajar con Puskas, antes de la pandemia también hacia sesiones en el centro canino de la Cruz Roja en Bogotá. Espera regresar cuando la pandemia lo permita.

Niños lectores y amigos de los perros

Cuperman sostiene que ha trabajado con niños con algunas discapacidades que han florecido y han desarrollado su autoestima de manera muy importante, chiquitos que no querían leer y ahora lo hacen fácilmente, adolescentes que han vuelto a descubrir la lectura y el amor por los libros, o niños que han estado encerrados durante estas cuarentenas y cuando ven aparecer al perro en la pantalla se les ve la cara de felicidad y no quieren que se acabe la sesión.

La hermana de Íngrid Saboyá es una de ellas. Comenzó a trabajar con Cuperman porque desde muy pequeña tuvo un dictamen de retraso del neurodesarrollo global y deficiencia cognitiva. Por dedicación y decisión de sus padres, los pronósticos de los médicos según los cuales ella no podría hablar ni caminar ni aprender a leer no se hicieron realidad, y en este proceso la lectura a Puskas ha sido fundamental. Íngrid cuenta que su hermana antes leía letra por letra y ahora lo hace de corrido y comprende lo que lee. Espera que las sesiones se puedan hacer presenciales, pues está segura de que el progreso será mayor.

Cuenta que cuando su hermana le lee a Puskas, este levanta las orejas o saca la lengua o muestra emoción en ciertos momentos de la lectura y eso emociona mucho a su hermana.

Ángela María Hernández Pardo es una mamá que llevaba a su hija al centro canino de la Cruz Roja. Es médica, con una maestría en Educación, y realizó un diplomado en terapias asistidas con caninos en Barcelona (España). Cuando regresó a Colombia encontró el programa de lectura con perros e inscribió a su hija. “Me parece un recurso muy interesante para hacer que los niños se interesen en la lectura”, afirma.

Su hija empezó con el programa cuando tenía 6 años, estaba comenzando el proceso lector en el colegio y el interés de la madre era ayudarla en este y motivarla. Alcanzó a hacer unas 18 sesiones antes de los confinamientos y, según su madre, los resultados fueron muy buenos, comprende y lee muy bien, y lo más importante es que le gusta leer. En su casa hay un perro y, aunque no está entrenado para ello, su hija le lee cuentos todas las noches y el perro se queda quieto mientras ella lo hace.El cuidado del perro

Es importante entender que el perro entrenado para que los niños le lean es un ser sintiente y se debe cuidar y atender. Cuperman explica que no puede trabajar más de dos horas al día, “no es una máquina”, enfatiza, y después de cada sesión debe correr, salir y relajarse.

El adulto que acompaña al perro puede ser su dueño, o también puede trabajar con otra persona y su perro, pero ninguno de los seres humanos presentes en la sesión interviene para decirle al niño algo respecto a su lectura o su compresión. Solo interviene quien está entrenado en el programa para hacer su trabajo.

El programa también se aplica con otros animales, como gatos, y Cuperman explica que en las zonas rurales de Estados Unidos, donde los perros juegan un papel más de guardián, los niños les leen a gallinas que suelen ser sus animales de compañía.

CATALINA GALLO ROJAS
Para EL TIEMPO

¿Cada cuánto tiempo debo bañar a mi perro?

Cuidados de tu mascota: ¿Cada cuánto tiempo debo bañar a mi perro?

Como dueña o dueño de mascota, para ser más específica de un perro, seguramente te has preguntado cada cuánto tiempo debes bañarlo y hacerle el aseo pertinente, no solo por el bienestar de él sino también evitar los malos olores en la casa.

De acuerdo al sitio Experto Animal, el darle un baño a tu can es super importante, porque un perro sucio puede desarrollar multitud de problemas en la piel, tener pulgas o, simplemente, oler mal.PUBLICIDAD

Debido al miedo generalizado por la creencia de que bañar a un perro puede dañar su pH y su pelaje, muchas personas se hacen la pregunta anteriormente mencionada.

Para que salgas de dudas te presentamos las recomendaciones de los especialistas según el tipo de pelaje de tu perro.

¿Cómo bañar a tu perro según su pelaje?

El sitio especialista en mascotas señala que la frecuencia del baño es muy diferente entre los perros de pelo corto y los de pelo largo.

En este sentido, precisa que estos últimos necesitan más cuidados y hay que estar más pendiente de su imagen, es normal, tienen más pelo donde se puede esconder el polvo y la suciedad. Es por ello que recomiendan lo siguiente:

  • Perros de pelo largo: una vez cada cuatro semanas.
  • Perro de pelo medio: una vez entre cada cuatro y seis semanas.
  • Perros de pelo corto: una vez entre cada seis y ocho semanas.

Finalmente, los especialistas recomiendan que debes usar un champú especial para perros. De igual manera, puedes utilizar productos naturales que no dañen su piel ni su pelaje.

En caso de no poder bañarlo en tu casa o departamento, aconsejan llevarlo a un centro de peluquería canina.

Vía: Ahora Noticias

Los perros también pasan por la adolescencia

Los perros también pasan por la adolescencia (y no es una experiencia agradable)

Antes de cumplir un año de edad, los perros pasan por un periodo adolescente en el que se vuelven rebeldes, igual que los humanos.

perro comiendo premio
CHRISTIAN BUCH/SHUTTERSTOCK

Biológicamente, los humanos pasan por un periodo de adolescencia, y en él que no solo experimentan cambios físicos sino también emocionales, por lo que se podría convertir en una etapa complicada.

Ser ‘rebelde’ es una característica muy popular dentro de la adolescencia, pero una investigadora conductual descubrió que no es exclusiva de los humanos: los perros experimentan un comportamiento similar.

fases del rompimiento de pareja
PRUDKOV/ISTOCK/THINKSTOCK

Lucy Asher, autora principal del estudio, observó que los perros presentaban una tendencia a desobedecer a sus dueños aproximadamente a los 8 meses de edad.

De acuerdo con la investigadora, muchos dueños sienten que están fallando en educar a sus perros durante ese periodo y algunos los castigan, ignoran o hay quienes prefieren deshacerse de ellos.

asi es como tu cachorro lucha contra las enfermedades y todo empieza con su alimento1
BELEFRONT VIA SHUTTERSTOCK

Los perros adolescentes son los que más probabilidades tienen de ser abandonados u ocupar un lugar en un refugio animal porque los dueños creen que serán perros rebeldes para siempre sin posibilidades de educarlos.

Asher y su equipo monitorearon a 70 perros guías y pidieron a sus cuidadores que los calificaran de acuerdo a sus comportamientos de atención, apego y separación.

gritos podrian traumar a tu perro
SJALE/SHUTTERSTOCK.COM

Los dueños evaluaron comportamientos como sentarse muy cerca de una persona todo el tiempo, presentar un vínculo particularmente fuerte con algún miembro de la familia o presentar síntomas de ansiedad, como temblores, cuando se sentían abandonados.

De acuerdo con la investigación, los perros con puntajes altos en cualquier tipo de comportamiento entraron a la adolescencia aproximadamente a los 5 meses, 3 meses antes del promedio.

cachorro gesto dono 1116 1200x804
MANUSHOT/SHUTTERSTOCK

Existen diferentes factores que ocasionan la adolescencia temprana en los humanos, pero una mala relación con los padres es uno de ellos.

En el caso de los perros, entrar a la adolescencia antes de tiempo también es un resultado de una relación tensa con sus dueños y podría afectar su desarrollo reproductivo.

ano del perro de tierra
LIGHTFIELD STUDIOS/SHUTTERSTOCK

Los investigadores también encontraron una tendencia desobediente en los perros adolescentes con sus dueños, pero no con otras personas.

Para comprobarlo, evaluaron a 69 perros guías diferentes del primer grupo; primero a los 5 meses y después a los 8. En ambos casos pidieron al cuidador y a un extraño que les dieran la orden de sentarse.

cuidadora de perros golden retriever londres
WITTYBEAR/SHUTTERSTOCK

A los 5 meses, los perros obedecieron de igual forma; sin embargo, a los 8, se negaron a obedecer la orden de su dueño y solo siguieron la indicación del extraño.

Aquellos perros que no tenían tanto apego con sus cuidadores estuvieron mucho más dispuestos a seguir la orden del extraño en lugar de la de su dueño.

perro autismo apoyo video ternura
INBETWEENTHEBLINKS VÍA SHUTTERSTOCK

Tras analizar el comportamiento de 285 perros guía, los investigadores determinaron que es más sencillo entrenar a un perro postadolescente que a un adolescente.

Al igual que en las personas, la fase adolescente es temporal (y acaba mucho más rápido que en los humanos), pero podría servir como modelo para estudiar la pubertad humana.

5 tips para educar a tu perro sin castigarlo 1
ALAN WONG/ISTOCK/THINKSTOCK

Lo investigadores insisten en que la fase desobediente de los perros es temporal, por lo que hay que ser pacientes con sus cambios y después de un tiempo volverán a ser igual de obedientes y apegados que antes.

Vía: Vix

Calcule la verdadera edad de su perro con este método científico

Calcule la verdadera edad de su perro con este método científico

Uno de los datos más buscados por las personas que tienen mascotas es la edad de sus amigos peludos en años humanos. En el caso de los perros es común escuchar que el dato se consigue multiplicando cada año por siete.

Así, un perro que recién cumplió su segundo año de vida, tendría 14 años humanos y uno que ya tiene 5 años, tendría 35.

Sin embargo, un estudio hecho por investigadores de la Universidad de California en San Diego (EE. UU.) revela que esto no es tan exacto.

El director de la investigación fue Trey Ideker, un profesor de la Facultad de Medicina de ese centro educativo. Mientras tanto, Tina Wang, una doctora que había trabajado con Ideker, fue quien tuvo la idea de estudiar a los perros.Tigre atacó a trabajadora de un zoológico en SuizaRechazo a ‘influencer’ que adoptó a un puma como mascota en Rusia

Anteriormente, Ideker ya había hecho algunos ‘relojes epigenéticos’ que le permitían determinar cuál era la edad de las células de personas específicas, después de analizar sus genes. “Los cambios epigenéticos proporcionan a los científicos pistas sobre la edad de un genoma”, dijo Ideker en un comunicado compartido por la Universidad de California en San Diego (Ucsd).

Estos ‘relojes’ se han hecho en numerosas ocasiones, no obstante, su utilidad es limitada, pues solo se pueden aplicar en sujetos demasiado específicos. “Siempre miramos a los humanos, pero son un poco aburridos”, explicó Ideker.

“Wang me convenció de que debíamos estudiar el envejecimiento de los perros de manera comparativa”, añadió.

Los veterinarios con frecuencia usan la proporción de 1: 7 años para determinar la edad de un perro y utilizan esa información para guiar las decisiones de diagnóstico y tratamiento

Para los investigadores, conocer más de la forma en la que envejecen los caninos no solo era un capricho de amos (Wang tiene un perro llamado ‘Balli’ que inspiró el estudio), sino que también podía aportar datos que podrían ayudar en el tratamiento de distintas enfermedades.

“Los veterinarios con frecuencia usan la proporción de 1: 7 años para determinar la edad de un perro y utilizan esa información para guiar las decisiones de diagnóstico y tratamiento”, señaló Ideker. 


Para llevar a cabo la investigación, él, la doctora Wang y otros profesionales de distintas instituciones, analizaron las muestras de sangre de 105 perros de raza labrador retriever. Revisaron cómo cambiaban los patrones de los grupos metilo (que son etiquetas químicas) en los genomas de humanos y perros. 

Uno de los resultados más sorprendentes es que ambas especies no envejecen al mismo ritmo. O sea, que no se puede saber cuántos años tiene un perro haciendo una multiplicación lineal.

El estudio sostiene que cuando un canino es joven, envejece más rápido que un humano que tiene una edad análoga. Sin embargo, a medida que llega a la madurez, su proceso de envejecimiento se va desacelerando. 


Con el objetivo de ilustrar los resultados del estudio, los investigadores hicieron un jocoso plano de coordenadas. En el eje ‘y’, que se dibuja de forma vertical, distribuyeron fotografías del actor Tom Hanks a lo largo de su carrera. Mientras tanto, en el eje ‘x’, pusieron fotos del proceso de envejecimiento de un labrador.

Calculadora de edad de perros

Foto:

Cortesía Cell Press

Para calcular cuántos años humanos tiene su perro basta con que ponga el dedo en la edad de este, donde dice ‘dog years’. Luego súbalo a la línea roja y después arrástrelo hacia la línea vertical que dice ‘human years’.

Según el método, un perro con 1 año de edad tiene cerca de 30 años humanos, mientras que uno con 6, tendría alrededor de 60.

Aunque esta forma de calcular el envejecimiento tiene datos exactos, los investigadores señalan que puede variar entre razas, sobre todo teniendo en cuenta que para hacer el estudio solo se utilizaron perros labradores.

Vía: Tendencias EL TIEMPO